El proceso de meditación es algo sencillo de entender y difícil de hacer, es como hacer un «hoyo en 1» en el golf. 

—Debes introducir la pelota en el hoyo, de un solo golpe, con este palo.— 

Es fácil de entender, ¿verdad?, pero no es tan fácil de hacer, y mucho menos de hacerlo a menudo. 

—La práctica de meditación comienza atendiendo a un objeto, y cuando la atención se va a otro lugar, te das cuenta y vuelves.— 

Sencillo, ¿verdad?, pero si avanzamos adecuadamente nos damos cuenta de que la mente se distrae muy a menudo, y que incluso de eso nos cuesta ser conscientes. La neurotecnología nos ayuda a darnos cuenta rápidamente de cómo es el proceso. Con la aplicación de la neurotecnología al Mindfulness es como si elevásemos el volumen de la música que hay en nuestra mente y esto nos permite darnos cuenta más fácilmente de lo que está pasando, y aprender mejor y más rápido.

¿Qué beneficios aportará a tus equipos?

Incrementa las capacidades mentales

Poder llevar fácilmente la mente a un estado de calma y reconocer los patrones de la mente permite que las nuevas ideas tengan más espacio y emerjan con más claridad. Muchas de las capacidades innatas que tenemos son bloqueadas por creencias o patrones muy arraigados que nos imposibilitan desarrollar nuestro potencial, es cuestión de ir desarbolando cada interferencia y las capacidades van apareciéndose como Insights en el camino: la atención plena nos permitirá recogerlos.

Potenciación de la creatividad

Mantenerse centrado en el momento presente otorga más libertad de acción a la persona y hace que conecte más con lo que está ocurriendo de verdad, de manera que su proceso creativo es más genuino y aplicable a los retos que plantea cada nueva situación y, por tanto, la creatividad se potencia.

Mejora de la concentración

Atención y memoria son las dos funciones cognitivas clave de la mente: atender a lo que una hace y, cuando se despista, acordarse de volver a ello de forma fluida. Uno de los principales beneficios de la concentración plena es que favorece la concentración en una sola cosa a cada momento manteniendo presente, a la vez, el contexto en que se desarrolla. Esta capacidad se generaliza a todo aquello que la persona pueda hacer, ya sean tareas complicadas o sencillas, sencillamente nos damos cuenta de las distracciones más fácilmente para volver a lo que estamos haciendo en ese momento preciso.

Facilita la toma de decisiones

La toma de decisiones consciente, o lo más consciente posible, es una de las intenciones más profundas de la práctica de Mindfulness. Si una hace lo mejor que sabe en cada momento, conscientemente y con toda su atención, ¿qué más se le puede pedir? Y, para los errores, la aceptación radical que conlleva la práctica permitirá el proceso de aprendizaje y la mejor adaptación al cambio.

Ayuda a afrontar mejor el estrés

El efecto más estudiado científicamente, y por el cual el mindfulness es más conocido, es su influencia directa en la reducción del estrés. Su práctica lleva a un estado de mayor serenidad y claridad mental balanceando el circuito de calma, con el circuito del logro y el de la protección. Se reducen los niveles de cortisol (hormona que se libera en situaciones de estrés) y se va revirtiendo el ciclo de reacción al estrés hacia un ciclo de respuesta efectiva ante las mismas situaciones de estrés.

Regulación de las emociones

La práctica del mindfulness aumenta la actividad en la ínsula (donde reside la autoconciencia) y a su vez disminuye la actividad en la amígdala (donde reside la gestión emocional) y eso permite mejorar el autoconocimiento y reducir la reactividad emocional, llevándonos a un mejor reconocimiento de las emociones.

Mejora las relaciones interpersonales

La autorregulación emocional y el comprenderse mejor a una misma y al mundo permite, gracias en parte a las neuronas espejo y al moldeo de la ínsula (donde reside la autoconciencia), que también se vayan comprendiendo más profundamente las emociones ajenas y las perspectivas del otro, lo cual va en una mejor gestión de las relaciones interpersonales.

Mejora de la salud y el bienestar

La práctica continuada de mindfulness lleva al organismo a un estado de fluidez y conexión y, a la vez, ayuda a minimizar el desgaste de situaciones angustiosas ya pasadas y las preocupaciones por el futuro. Esto permite, entre otros cambios, tener un menor nivel de activación cortical y mejorar la calidad del sueño o comer de manera más consciente y saludable.

Calendario

Modalidad: Presencial | Aula Virtual

Duración: 10 horas

Detalle del calendario: a concretar con la empresa cliente

Objetivos

¿Estamos atentas/os a lo que ocurre? ¿Nuestra atención es buena o notamos que se distrae? Aprenderemos a mantener la atención centrada y serena en el presente y, si se distrae, a llevarla de nuevo de una forma más ágil y efectiva, comprendiendo las estructuras mentales involucradas en los diferentes procesos atencionales.

¿Vivimos demasiados momentos de estrés o tensión durante el día? ¿No sabemos cómo parar? Encontraremos las claves para comprender lo que  ocurre e iniciaremos un cambio hacia la mejora de nuestro bienestar y nuestra salud, desde el razonamiento científico y aplicando técnicas de meditación con evidencias demostradas por la neurociencia.

¿Estamos satisfechas/os cuando llega el final del día? ¿Hemos logrado hacer aquello que queríamos hacer? Aprenderemos a serenar la mente y a trasladar a los aprendizajes de la práctica de meditación a nuestra vida cotidiana, con una comprensión profunda basada en a los últimos estudios de la neurociencia.

Contenidos

La formación se estructura en cinco sesiones de 2 horas de duración, con una frecuencia de una sesión por semana y un máximo de 6 participantes por grupo y simultáneamente.

Sesión 1. La meditación tradicional.

Clase Teórica: Exposición del modelo de meditación tradicional y las diferentes técnicas meditativas.

Clase Práctica: El parpadeo de la atención y las técnicas de meditación de Atención focalizada.

Sesión 2. La neurociencia de la meditación.

Clase Teórica: Neurociencia aplicada a la meditación.

Clase Práctica: El piloto automático, el pensamiento rumiativo en contraposición al estado de atención plena. Profundización en las técnicas de la Atención focalizada.

Sesión 3. La atención selectiva serena y sostenida.

Clase Práctica: La dinámica cerebral en el proceso de relajación del sistema nervioso simpático y parasimpático. Cómo mantener una atención selectiva, serena y sostenida durante el día a día.

Sesión 4. El sistema cuerpo-mente.

Clase Teórica: La influencia de la meditación en los estados de la mente y en la estructura del cerebro y su función en la reducción del estrés.

Clase Práctica: Observación de los pensamientos y el estado emocional durante la práctica de meditación y su relación con las sensaciones corporales. La meditación de Atención al cuerpo.

Sesión 5. La práctica diaria a la vida cotidiana, profesional y personal.

Clase Práctica: Reconocer patrones de funcionamiento que causan estrés y ansiedad y cómo iniciar un cambio de hábitos para mantenerlo en el tiempo y consolidarlo. Incorporar lo que hemos aprendido en la vida diaria y combinar las diferentes técnicas aprendidas.

Facilitador

Òscar Carrera

Òscar Carrera es instructor acreditado de Mindfulness y forma parte de la Asociación Profesional de Instructores de Mindfulness MBSR. Ha cursado los programas MBCT y MBTB, también basados en Mindfulness. Es Ingeniero Informático por la UPC y PDG por el IESE.

Ha dedicado la mayor parte de su vida laboral en la Ingeniería, la Innovación y la Dirección General en el mundo de la empresa. Tiene una dilatada experiencia como formador y como gestor de equipos y personas. Actualmente imparte cursos MBSR de 8 semanas para la reducción del estrés, realiza intervenciones basadas y Mindfulness en empresas y entidades y participa en diferentes proyectos de investigación de ciencia y Mindfulness.

Esta formación es bonificable a cargo de los créditos de formación de las empresas (Fundae).
Formación de formadores
Comments are closed.